Postura de yoga “Saludo al sol”

El saludo al sol es una secuencia clásica del hatha yoga que se suele practicar al comienzo de la sesión. Pero también es perfecta para realizarla sola y activar, estirar y reforzar todos los grupos musculares grandes de vez en cuando.

El saludo al sol (“sūrianamaskāra”, sánscrito para “realizar reverencias al dios del sol”) se ejecuta en diferentes variantes. Aquí describimos el saludo al sol clásico. Presta atención a respirar uniformemente durante la secuencia de movimientos fluidos y a ser consciente de tu cuerpo. Si algún movimiento te provocase dolor no lo hagas, cámbialo de forma que no haga daño. El yoga puede ser agotador pero nunca debe ser doloroso.

El saludo al sol clásico consta de las siguiente secuencia de movimiento:

  • Comienza de pie, en la punta de la alfombra, en la postura de la montaña. Para ello siente la tierra en tus pies, activa las piernas, los brazos y el abdomen. Mueve los hombros hacia atrás con un movimiento redondo. Lleva las manos al gesto de la oración (Aajali mudra) delante del pecho.
  • Levante los brazos por el lateral, los hombros siguen relajados (urdhva hastasana, postura de la montaña con las manos hacia arriba)
  • Fluye en la postura de la pinza de pie (uttanasana) doblándote profundamente hacia delante y dejando caer el peso del cuerpo mientras llevas las manos por el lateral. Dobla las piernas, de forma que sientas un ligero estiramiento en la parte trasera de las piernas.
  • Mientras inhalas estira la espalda, abre el pecho y mira hacia delante, la media pinza (ardha uttanasana).
  • Sube con la exhalación de vuelta a la postura de la plancha, retira los codos y baja al suelo. Si lo quieres apoya las rodillas en el suelo. Una vez en contacto con el suelo pon el puente de los pies en el suelo y pon tu pelvis en contacto con el suelo.
  • Después mientras inspiras levanta lentamente el torso hacia delante y arriba, enrolla los hombros hacia atrás y levántate en una cobra pequeña, dulce (bhujangasana). Sube solo mientras la sea agradable para la zona lumbar y estírate más hacia lo largo que lo alto. Vuelva a bajar al espirar.
  • Estírate con la inhalación en la postura del niño (balasana), apoyando los glúteos sobre los talones y apoyando la cabeza en el suelo. Deja las manos delante antes de continuar con el perro boca abajo (adho mukha svanasana) presionando los pies y controlando el estiramiento de las piernas. Presta atención a que la espalda esté bien estirada, eso es mucho más importante que llegar con los talones al suelo. Mantén esa postura durante algunas respiraciones.
  • Después camina hacia delante con la inspiración hasta quedar entre las manos y vuelve a estirar la espalda para volver a la media pinza (mira arriba). Espira y pasa a la pinza de pie (mira arriba). Dobla las piernas y lleva las manos hacia arriba por el lateral mientras inspiras. Finaliza la primera ronda en la postura de la montaña (mira arriba) y con la espiración une las manos delante del corazón. Sé consciente de cómo te siente y repite el saludo al sol unas 3-5 veces. Percibe tu cuerpo.

Descubre todos los vídeos de yoga