Postura de yoga para reforzar el lumbago

Esta secuencia de hatha yoga con variaciones de la postura del puente (sánscrito: setu bandha sarvangsasana) moviliza y fortaleza la espalda.

Comenzamos sentados. Inspira profundamente, espira y une las manos delante del pecho para comenzar el ejercicio. Túmbate de espaldas. Deja los pies de pie, cerca de las nalgas y entra en contacto con el suelo. Haz lo mismo con la cabeza y los hombros, y lleva las manos hacia delante, en dirección a los pies. Las rodillas deben estar encima de los tobillos, los muslos paralelos. Levanta la pelvis del suelo y enróllate hasta estar apoyado sobre los hombros. Levanta suavemente la pelvis un poquito más, dobla los brazos y apoya el torso desde abajo sobre las manos. Gira los dedos hacia el exterior y une las manos debajo del cuerpo. Encuentra una posición en la que pueda permanecer cierto tiempo con comodidad. Respira y relaja la nuca, el rostro y la mandíbula. Aguanta la postura, sigue haciendo fuerza con los pies en el suelo. Pon los pies de puntillas, suelta las manos, levanta un poco más la pelvis y bájala después lentamente y de forma controlada hasta que toque el suelo.

Atrae las rodillas al cuerpo y respira tranquilamente, inspira, espira.

Vuelve a poner los pies cerca de los glúteos, donde estaban antes y pon los brazos al lado del cuerpo. Inspira en profundidad, levanta la pelvis y lleva los brazos hasta que estén encima de la cabeza. Mantén esa postura, espira, vuelva a poner los brazos y la pelvis en la posición inicial. Repite ese ejercicio varias veces siguiendo el ritmo de tu respiración.

Después vuelve a llevar las rodillas al pecho y mécete lentamente sobre la espalda redondeada hacia delante y detrás antes de volver a sentarte con las piernas cruzadas. Inspira profundamente y con las piernas cruzadas dóblate hacia delante al espirar, apoya las manos en el suelo, delante de ti. Vuelve a sentarte erguido, inspira con calma y cierra las manos delante del pecho.

Descubre todos los vídeos de yoga