single-yogapose.php

Autoconfianza

Hay momentos en los que estamos pendientes de la opinión y la aceptación de los demás para sentirnos bien. Existe una afirmación simple que nos devuelve nuestra propia fuerza: presiona la almohadilla debajo del meñique con la punta del pulgar, formando un puño con la mano. Repítete a tí mismo, antes de hablar con alguien mas: “Soy sano, soy feliz, soy maravilloso”.