Tómate tiempo para ti y permite a tu mente sentir la paz.
Armonía Pura
Armonía Pura

Armonía Pura

YOGI TEA® Armonía Pura encandila los sentidos con aceite esencial de lavanda. Cuidadosamente combinado con melisa fresca y suave rooibos creamos una experiencia de infusión inolvidable permitiéndote disfrutar de un armónico momento de placidez.

"Una infusión como un paseo por la Provenza."

rooibos*, canela*, hinojo*, regaliz*, flores de lavanda*, anís*, flores de manzanilla*, menta piperita*, cardamomo*, melisa*, cáscara de cacao*, salvia*, algarroba*, jengibre*, lúpulo*, pimienta negra*, aceite esencial de lavanda*, nuez moscada*, vainilla en vaina*

* agricultura ecológica

aceite esencial de lavanda

aceite esencial de lavanda

El aceite esencial de lavanda se obtiene de las flores de lavanda, una planta perteneciente a la familia de las lamiáceas que es autóctona de la zona mediterránea. La lavanda tiene un sabor aromático y es popular por sus hermosas flores y el olor suave, cautivador.

rooibos

Hasta hoy el rooibos, de la familia de las fabáceas solamente se cultiva en la región de Cederberg, de Sudáfrica. Las plantas de hasta dos metros de altura solo se cosechan una vez al año. De sus hojas se elabora el té rooibos (té rojo sudafricano), la bebida nacional de Sudáfrica, de un sabor afrutado y ligeramente dulce.

flores de lavanda

En las orillas del Mediterráneo se huele el embriagador aroma de la lavanda. De allí es autóctona la planta, perteneciente a la familia de las lamiáceas, aunque se cultive en todos los continentes debido a sus hermosas flores. La lavanda tiene un sabor amargo-sabroso y ligeramente agrio y contiene valiosos aceites esenciales.

melisa

Las abejas adoran los frutos ricos en néctar, la gente aprecia el sabor sabroso, fresco a limón de sus hojas. En la Edad Media la melisa estaba muy apreciada, pues tenía que ser cultivada en todas las huertas de conventos y monasterios.

Relájate en 2 minutos

Siéntate con las piernas cruzadas. Estira los brazos al frente manteniéndolos rectos y rígidos, con los puños cerrados y las palmas hacia abajo. A la altura del centro del corazón, empieza a girar los puños haciendo pequeños círculos, el derecho en el sentido de las agujas del reloj y el izquierdo en sentido contrario. Mantén los codos estirados y los puños bien cerrados. Mueve los omóplatos y los músculos bajo la zona de los hombros. Continúa con energía durante 2 minutos respirando profundamente por la nariz.

100°C 250ml
5-7 min

Tés similares