Inauguración Medadumbara Scholarship Fund

General |

Estimados lectores y lectoras del blog de YOGI TEA®:

Me llano Georg y soy el Jefe de compra en YOGI TEA®. Una de mis principales tareas es viajar por el mundo para visitar a los granjeros a quienes les adquirimos los ingredientes de cosecha orgánica de nuestros productos. Mi última visita a Sri Lanka – un país del que provienen algunos de nuestros ingredientes, tales como la pimienta negra y el clavo – fue muy especial. Como ya habéis descubierto nuestro Christmas Tea está dedicado a un estupendo programa educativo en Medadumbara, una región en la provincia central de Sri Lanka. ¿Os gustaría saber dónde está? Entonces echad un vistazo a este mapa. Durante ese viaje tuve la enorme suerte de poder disfrutar de la inauguración del fondo educativo en Teldeniya. Fue una experiencia inigualable e inolvidable y es un placer para mí poder compartir con vosotros un extracto de mi diario de viaje y algunas imágenes. ¡Qué disfrutéis!

19.12.2015 – Tras nuestra llegada a Teldeniya fuimos recibidos por un dúo de bailarines tradicionales. El baile que nos presentaron viene desempeñando un papel esencial al inicio de nuevos proyectos en esa zona desde hace más de 250 años. Los bailarines nos acompañaron a la casa de Don Kir Banda, el jefe de la cooperativa local. Allí se celebró la ceremonia. En primer lugar se encendió una lámpara de aceite. La lámpara la encendieron todos los huéspedes y el jefe de la cooperativa, cada uno una parte. Yo tuve el honor de ser el primero en encender. Esta ceremonia trae suerte en Sri Lanka para todo nuevo comienzo.

img_9523lighting-the-ceremonial-candle

Después comenzamos a repartir regalos a los 15 destinatarios del fondo – uno tras otro. En los regalos se incluía todo aquello que un escolar necesita durante todo el curso (libros, cuadernos, bolígrafos, lápices y mucho más), y, por supuesto, también algún juguete. Los pequeños estaban entusiasmados con los regalos y cosas para el colegio recibidos. Fue impresionante observar cómo los niños estaban fuera de sí con tan solo recibir esos sencillos regalos. Esos regalos parecían ser de enorme importancia para los niños y para la comunidad. No me considero un experto en la infancia, pero me atrevería a suponer que hoy en día unos libros de texto y un paraguas no despertaría un entusiasmo tal entre los niños de cultura occidental. Fue algo fantástico, observar que abre nuevas perspectivas, incluso para los adultos.

picgiftsrilanka3picgifrsrilankab

Después de repartir los regalos nos sentamos a la mesa donde nos esperaba un suculento manjar singalés que la mujer del dueño de la casa había estado preparando desde las 5 de la madrugada, especialmente para nosotros. Y lo mejor de todo fue comer según el método tradicional: ¡con las manos!

En general fue una experiencia única para mí, el haber participado en ese evento en nombre de YOG TEA. Hoy, sentado en mi oficina, el recuerdo de la alegría que se podía ver en esos niños me hace esbozar una sonrisa. Espero que sigamos ese camino y podamos ampliar el proyecto, para poder repartir más alegría aún en los próximos años.

Georg Lemperg

P.S.: Algunos de los niños pudieron jugar con mi teléfono inteligente; os podréis imaginar que un teléfono así es algo que no suelen ver por esos lares. Por lo que mi alegría es mayor tras descubrir este selfie en mi galería después de que me devolviesen el teléfono.

Aquí podéis consultar información detallada sobre el proyecto educativo Medadumbara.