El ser humano necesita el sueño para que el cuerpo y el espíritu descansen, para permitir la recuperación y la renovación.

Pero …¿al despertar te sientes siempre descansado y vital? Hoy en día hay cada vez más gente que sufre de trastornos del sueño, ocasionados por el estrés, la tensión u otros problemas.

Sleep Well with Yogi Tea BlogPuedes consultar libros y artículos en revistas y varios blogs con consejos estupendos para mejorar la rutina vespertina y mejorar con ello la calidad del sueño. Por ejemplo, debes evitar beber alcohol o comer copiosamente antes de ir a la cama, el teléfono móvil debe estar apagado y puedes escuchar música relajante o ruido de fondo monótono y calmante, leer…

Aquí vamos a ofrecerte nuestras ideas de yogui para disfrutar de plácidos sueños:

1. Busca cada día tiempo para moverte, movimiento que te haga sudar. Si no es posible, es suficiente con que pasees un rato al aire libre antes de acostarte.

2. ¿Ya te has reído hoy? Si aún no has reído – entonces ¡échate unas carcajadas!

3. Peina a fondo tu cabellera (si puede ser con un cepillo de madera) y si tienes el pelo largo haz algún tipo de recogido para que no te moleste por la noche.

4. Bebe un vaso de agua o una infusión relajante. La deshidratación puede enturbiar el sueño. ¡Levantarse brevemente para acudir al inodoro está bien!

5. Lava los pies con agua fría, para prepararte para la relajación.

6. Coge todas tus preocupaciones y problemas, mételos en una caja imaginaria y métela dentro de una estantería en tu cabeza. Alternativamente puedes anotar todo lo que te preocupa y guardar ese papel lejos de la cama, al pie de la letra. No podrás creer cuántas preocupaciones habrán desaparecido, se habrán resuelto o habrán mejorado después de despertar.

7. Escribe un diario de gratitud o una lista de agradecimiento. Los sentimientos positivos pueden ayudar a conciliar el sueño pues los pensamientos positivos tienen más fuerza que los negativos.

8. Prueba este sencillo ejercicio de respiración cuando te metas en la cama:

  • Túmbate boca abajo y gira la cabeza de forma que la mejilla derecha esté sobre la almohada. Así se abre automáticamente la fosa nasal izquierda, para que pueda fluir la energía refrescante, calmante y relajante.
  • Inspira hondo por ambas fosas nasales.
  • Cierra con la mano la fosa nasal derecha y sigue inspirando hondo por la izquierda.
  • Tan pronto como percibas la somnolencia túmbate de espaldas, de lado o en la posición que prefieras para dormir
  • Respira honda y largamente hasta que te quedes dormido.

9. Y por supuesto, también puedes practicar meditación y ejercicios de yoga relajantes que te ayuden a tranquilizarte – por ejemplo este:

Sentado cómodamente con las piernas cruzadas, la espalda derecha y los hombros relajados. Las manos con las palmas hacia arriba en el regazo. Cerrar los ojos y relajarse completamente. Respirar lenta y profundamente por la nariz. Permanecer observando la respiración, cómo el aire llena los pulmones, expandiendo el diafragma. Vaciar completamente los pulmones al exhalar. Continuar de 1 a 5 minutos. Después, acostarse sobre el lado derecho y gozar un sueño profundo y reparador. Infusion adecuada: YOGI TEA® Buenos Sueños.